Rituales

¿Qué son los rituales y para que se utilizan?

Cuando hablamos de rituales, nos referimos a una palabra que tiene asociada diferentes significados.

-En un sentido más amplio, llamamos ritual a una rutina. Por ejemplo, imagina que un hombre, antes de irse a trabajar, le gusta ir a hacer un poco de running durante 10 minutos. De esta manera, libera endorfinas (la hormona de la felicidad) y le cuesta menos enfrentarse al día a día. Esto lo consideramos cómo un ritual, como una rutina que sigue todos los días.

-Si nos referimos al ámbito esotérico, entonces podemos definir un ritual como un conjunto de prácticas o ritos que nos ayudan a conseguir ciertas acciones. Por ejemplo, existen rituales que pueden ayudarnos a recuperar a la persona amada, a obtener el trabajo de nuestros sueños, a poder curar algunos leves problemas de salud…

Si profundizamos un poco más en los “rituales” esotéricos, descubriremos que suponen una especie de conexión mística entre lo desconocido, entre lo que verdaderamente nos importan.

rituales¿Cómo hacer un ritual?

Sin embargo, para hacer rituales es importante que sepamos que existen una serie de normas a cumplir.

Por ejemplo, que hay que ser muy cuidadosos con los pasos que hay que seguir.

En el momento en el que empezamos a hacer un ritual, debes de saber que vas a trabajar con la energía más poderosa del mundo, con la magia. La magia, de por si, se asocia con el color blanco, la más pura que podemos llegar a encontrar.

Sin embargo, si no hacemos las cosas bien, si añadimos una cantidad de ingrediente que no es la adecuada, si adulteramos el orden, es posible que la brujería blanca se convierta en magia negra. El problema de la magia negra es que, aunque en un primer momento pueda parecer la mejor opción porque los hechizos van más rápidos, lo cierto es que tiene un precio que puede ser muy alto.

(Por ejemplo, puede ayudarnos a conseguir al amor de nuestra vida, pero, en el momento en el que más felices estemos con él, el destino nos lo puede arrebatar de la peor manera posible).

Por lo general, hay que seguir las siguientes pautas para hacer rituales:

  • Reunir ingredientes: Cada uno de los rituales siempre tiene una serie de ingredientes, aunque solo sea una oración, nos hará falta nuestra voz. Por lo general, existirá una especie de sacrificio que puede ser nuestra sangre, nuestra orina, una fotografía nuestra… también habrá un elemento detonante que suelen ser las velas; dependiendo del color de las mismas, el ritual se utilizará para conseguir unos fines u otros. Por otra parte, existirá un elemento que conectará el ritual con nosotras y con la persona a la que le va a afectar; por ejemplo, si queremos reconquistar a nuestro ex, es posible que nos haga falta una fotografía suya, un mechón de pelo, su sangre, o cualquier otro elemento
  • Seguir los pasos: Es crucial seguir los pasos al pie de la letra; si tenemos algún tipo de duda y no queremos meter la pata, vale la pena que paguemos a una vidente para que se encargue de realizar el ritual y así dejarnos de historias.
  • Elegir el momento adecuado: Para que los rituales puedan alcanzar su máxima plenitud, habrá que esperar al momento adecuado. Por lo general, suele ser cuando la Luna alcanza su máxima plenitud (Luna Llena), aunque no siempre es así.
  • Tiempo: Y, por último, debes de saber que los rituales no van a funcionar de la noche a la mañana, necesitan de algún tiempo para hacer efecto.

Sigue estos pasos y, sobre todo, ten mucho cuidado con lo que haces.

¡Haz ya tu consulta!