Hechizo para congelar a alguien

Si estás buscando un hechizo para congelar a alguien, este artículo te interesa.

Ahora bien, lo primero que tenemos que hacer es detallar exactamente lo que entendemos por congelar, y que no vamos a convertirlo en un cubito de hielo, como si fuéramos superhéroes, ni mucho menos. Aunque esto puede tener muchas connotaciones, lo más habitual es que nos refiramos a congelar como a amarrar, a hacer que quede fijo en nuestra vida. Esto se puede aplicar a un amor, a un compañero, a que una persona no debe su puesto de trabajo, etc.

En contra de lo que pueda llegar a parecer, este hechizo para congelar a alguien no es de magia negra, si no de magia blanca. Y es que no vamos a hacer nada contra su voluntad: si realmente no quiere estar “congelado” o “amarrado”, no habrá nada que nosotros podamos hacer

¿Qué necesitas para hacer el hechizo para congelar a alguien?

Hemos elegido un hechizo que no es nada complicado, y más teniendo en cuenta las tecnologías a las que tenemos acceso a día de hoy. Para hacer el hechizo te hace falta:

·Una foto tuya: Es importante que sea lo más reciente posible. En el caso de que no tengas una así, siempre te la puedes hacer.

·Una foto de él o de ella: Esto es lo más complicado de conseguir, aunque no debería ser así si tienes acceso a sus redes sociales. Lo único que tienes que hacer es elegir una e imprimirla, para tenerla a mano.

·3 velas: Necesitas 3 velas de color rojo o de color rosa. Cualquiera de las 2 tonalidades nos servirá.

·Hilo de color rosa: Será el elemento detonante del hechizo, por lo que es importante que sea de este color.

Empezando con el hechizo

Una vez que hayas recopilado todos los ingredientes descritos, el siguiente paso es preparar el hechizo:

  1. Empezamos colocando las velas en forma de triángulo, a unos 30 cm de distancia de si mismas.
  2. Usa el hilo y ata la foto de él o de ella junto con la tuya (haz un pequeño agujerito para conseguir dicha unión). Lo que se consigue con esta acción es que ambas fotos conecten.
  3. Coloca la unión en el núcleo de las velas. Ahora vas a encender la vela superior y pronunciarás el siguiente hechizo:

La luz de la vela ya está prendida.

Muestra a (nombre de la otra persona) tus fuerzas supremas.

Esta noche voy a ser dueña/o de tus pensamientos.

Esta noche vas a conseguir lo que yo quiera.

Mientras formulas este hechizo es importante que pienses en el propósito por el que estás haciendo este hechizo para congelar a alguien.

  • Enciende otra vela, concéntrate en ella y vuelve a recitar el mismo conjuro de nuevo.
  • Deja que pase un minuto y haz lo mismo con la última vela.

Cuando termines, concéntrate unos minutos en el hilo rosa y apaga las velas.

Los cambios empezarán a manifestarse en las siguientes semanas.

¡Haz ya tu consulta!