Videntes profesionales

Videntes profesionales con dones obtenidos al nacer

¿Sabes la diferencia entre los videntes profesionales que han conseguido sus poderes nada más nacer y los que los han adquirido con el paso del tiempo? En cualquier caso, los dos tipos de videntes son fiables… sin embargo, los primeros tienen mucho más poder que los otros.

Cuando un futuro vidente acaba de nacer, empezará a descubrir el mundo que le rodea. A diferencia de otros bebés, verá cosas que nadie más podrá: en algunos casos será capaz de sentir y ver a los difuntos, prever ciertos acontecimientos del futuro al igual que el pasado o presente así como cualquier otro tipo de suceso que no pueda llegar a explicar.

Una persona que ha tenido ese don toda la vida, será capaz de acostumbrarse a él a medida que va creciendo. Es posible que en un primer momento se asuste porque no lo entienda del todo… sin embargo, va a lograrlo con la misma facilidad que puede ser aprender un nuevo idioma para un niño. Será algo natural que forma parte de él y que llegará a dominarlo aunque nadie le explique cómo tiene que hacerlo.

Sin embargo, también existen el otro tipo de videntes profesionales quienes reciben sus dones de una forma más tardía. A pesar de que siguen siendo fiables, no son tan poderosos. La razón es muy simple: volviendo al ejemplo de los idiomas, una persona que ha empezado tarde a estudiarlos, le costará mucho más asimilarlo y, aun si lo consigue, no se sentirá igual de cómodo como lo puede hacer un vidente natural.

No obstante, a los que tenemos que evitar realmente son a los farsantes. Estos dos tipos, siempre y cuando sus poderes sean reales, pueden ayudarnos de verdad a saber cosas sobre nuestro presente, pasado y futuro.

videntes profesionales